Titulares e imágenes

El Santísimo Cristo de la Conversión del Buen Ladrón es una talla de Cristo crucificado tallada por el escultor Juan de Mesa entre los años 1619 y 1620. Está realizada en madera y policromada, de 1,92 metros de altura. Representa a Cristo crucificado vivo, en actitud dialogante, en el instante en el que habla con San Dimas, el Buen Ladrón, que en ese momento está a su lado.

Nuestra Señora de Montserrat es una Dolorosa de autor desconocido, que se ha atribuido a distintos autores, como Martínez Montañés, Juan de Mesa o Gaspar de la Cueva, discípulo del primero, sin que hasta ahora se tenga documentación cierta que acredite su autoría.

De gran calidad y belleza, destacan sobremanera en su rostro de mujer madura sus grandes ojos morenos, interrogantes y angustiados, que miran de forma directa y con absoluta fijeza al espectador. Es notoria también la boca, ligeramente entreabierta, que parece expresar una mezcla entre sorpresa y desolación.

Las manos se cree que son obra de Juan de Mesa; son finas y bien acabadas, destacando en ellas el alargado dibujo de los dedos.

Nuestra Señora del Rosario, que se encuentra en su capilla propia de la Real Parroquia de Santa María Magdalena, muy cercana a nuestra sede canónica, es una talla de Cristóbal Ramos fechada en 1787. Perteneció a la Hermandad del Rosario del Convento de San Pablo el Real, con sede en la Real Parroquia de la Magdalena, que se fusionó con esta corporación en el año 2006.